jueves, 17 de marzo de 2011

Inconformismo.

Y yo, que sólo supe odiarte, ¿que qué me pasa? Anoche necesité imaginarte, bueno, necesité imaginarle, pero fuiste tu quien apareciste en mi cabeza. Anoche no pude dormir, y volví a pensar en mi coraza. Pensé en escribir esto, es un recordatorio, y me jode haberlo empezado pensando en ti, pero ya está hecho, y yo no soy de las que vuelven atrás para corregir fallos. Escribo esto para recordarme a mi misma quien fui un día, porque un día sentí, un día soñé, me creí especial simplemente por saber soñar. Al parecer de la noche a la mañna todos mis sueños volaron, y me dijeron que tenía miedo, pero esto no es miedo, es resignación. Saber que todo me parece poco y que haga lo que haga siempre me va a parecer poco. Sería capaz de jugar con cualquiera, de jugar conmigo misma, porque realmente, conozco todos los finales. Quiero saber que, si realmente me convierto en aquello que temo, algún día supe que no quería convertirme en ello. Porque no quiero ser una persona que no siente, una persona que "vive el momento" sin sueños, no, yo no quiero ser eso, quiero seguir teniendo motivos para ser distinta, por ser yo. ¿Cúantas personas me has querido por ser como soy? Muchas. Y siempre me sentí orgullosa. ¿Cúantas personas me han odiado por ser como soy? Aún más. Pero , ¿acaso antes me importaba lo que pensaran de mi? Me seguía sintiendo orgullosa pensaran lo que pensaran. Pero hoy estoy en mi coraza, bajo este escudo que tanto pesa, bajo esta mierda que evita que sienta dolor y no me puedo quitar de encima, y tu pensarás, ¿qué hay de malo en algo que te evita el daño? Pues evita que el daño exterior, pero impide que salga el de dentro, ese dolor del que ya no podré deshacerme nunca, porque mi "protección" no me deja hacerlo. No volveré a soñar, porque debo protegerme de falsos sueños que acabarán siendo pesadillas, no volveré a dejar que mi corazón respire, para deshacerse de antiguas pesadillas y terminar de curar heridas. Hoy no puedo quitarme la coraza, pues se que si me la quito volveré a ser la tonta que decidió arriesgarse y volveré a tirar de mi cordura por los suelos. Mi cordura.. o lo poco que me quede de ella. Pero también tengo miedo a tenerla, pues no tienes ni idea del dolor que causa no sentir. Y puede que te suene raro, pero si, causa dolor el no sentir, y más aún cuando no puedes expulsarlo fuera. Me jode no ser yo, y no soy yo, y acabaré convirtiéndome en ello que odio, en todo lo contrario a lo que quiero ser. Irónico, siempre quise ser como todos, y hoy que lo soy me odio por ello. Inconformismo. Todo me parece poco.

4 comentarios:

  1. Me encanta...
    por favor...préstame esa coraza que mi burbuja se peta y a mi la mierda me cae encima u.u
    un beso!!

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho como escribes :D un beso!!

    ResponderEliminar
  3. Gracias por seguirme:D, si sigues la historia la seguire subiendo mañana, besotes♥♥

    ResponderEliminar
  4. que lindas palabras... Buena vibra: te sigo :D

    ResponderEliminar

ELLAAAS ❤

Si, ellas, mis siete niñas del alma. Gracias por cada momento vivido a vuestro lado, por no dejarme caer, y hacerme levantarme en cada intento. Gracias por ser como sois.
Gracias por alegrarme las mañanas en el autobús, por hacerme las semanas mas amenas, por unirnos cuando más lo necesitamos, por todas esas tardes de aburrimiento que al final acaban en una sesión de fotos, por vosotras.
Daniela, Cristina, Sara,Maialen, Yaritza, Leyre y Sayoa.

ELLOOS:D

Mis pequeños monstruitos! Que poco a poco han ido formando parte de mi, y que ahora sin ellos no sería lo mismo.

Fermín, Jesús, Miguel, Egoitz, Aitor y Ánder.